gestió de la pandèmia

Ada Colau también es responsable de la catastrófica gestión de la pandemia

Es una evidencia clamorosa que el gobierno español es, como mínimo, el que peor ha gestionado la pandemia del Covid-19. Es lo que dice el estudio de la Universidad de Cambridge sobre 33 estados de la OCDE en base a un sistema de cinco indicadores: muertes por millón, ratio efectiva de reproducción, eficiencia en el control epidémico, reducción de la ratio de reproducción, y reducción de la movilidad. Establece un índice de síntesis en el que España ocupa el último lugar, el 33, a una distancia sideral del primero, Corea del Sur, e incluso de Grecia, en undécima posición.

El índice se expresa en una escala de 0 a 1, siendo esta última cifra el máximo posible. Pues bien, Corea logra un 0,90, Portugal un 0,71 y España un fatídico 0,33. Especialmente mal parado resulta el gobierno de Sánchez en cuanto al número de muertes, la reducción de la movilidad y sobre todo la eficiencia en combatir la pandemia, donde figura el último de los últimos: peor que la Gran Bretaña, Italia, Francia y los Estados Unidos. ¿Quién puede discutir estos pésimos resultados? ¿Cómo se puede permanecer impasible ante tanta reiteración? ¿Por qué después de la imprevisión inicial y una incomprensible ceguera ante los datos de que se disponía, pese a la experiencia acumulada, se puso fin al periodo de estado de alarma de forma precipitada, sin armar ningún sistema legal y organizativo, incluido el desastroso registro de datos, para pasar con garantías la responsabilidad a las comunidades autónomas? La ley que debía sustituir el estado de alarma que anunció la vicepresidenta Calvo es todavía una perfecta desconocida.

Apuntaba las razones objetivas de este desastre en el artículo en La Vanguardia «Deben explicar por qué«, en el que concretaba diez grandes errores del gobierno español:

  1. Una mortalidad superior al 1%, de las más elevadas del mundo, a pesar de la subvaloración de las cifras oficiales.
  2. De los primeros en muertes en residencias.
  3. El abandono de las personas mayores: la práctica del cribado en el acceso a los hospitales y las UCI y el «olvido» por parte del Mando Único de las 2000 camas de UCI libres aportadas por la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASP).
  4. También primeros en número de muertes en proporción a la población.
  5. Y por el número de médicos y sanitarios contagiados.
  6. El país -excepto China- con el mayor periodo de restricciones severas y el que mayor impacto económico negativo está registrando por esta causa.
  7. Además, limitación de garantías constitucionales, menos control legislativo, con un Congreso congelado hasta mediados de abril.
  8. El estado que presenta peores perspectivas económicas en términos de caída del PIB y aumento del paro.
  9. Una de las economías con menos estímulos gubernamentales destinados a la recuperación económica.
  10. El colapso de la función pública, incluida la administración de justicia.

Este marco tan desafortunado para los ciudadanos parecía difícil de empeorar, pero el gobierno Torra lo ha conseguido, con un departamento de Salud que se parece a la cabina de los Hermanos Marx, y con una consejera que aún ahora es imposible de entender lo que formula, incluidas las medidas vacilantes y contradictorias que anuncia, y la metodología y organización que describe. Si el gobierno español ha herido gravemente la economía, el gobierno de Cataluña está rematando a la víctima, sobre todo en cuanto al comercio, la hostelería y el turismo. Ni previsión, ni suficientes detecciones previas, ni detección rápida de los contagios, ni control de territorio mediante microcontenciones. Nada: desorden y caos. Hoy Cataluña presenta el peor panorama regional de Europa, y Barcelona es la gran capital en peores condiciones.

Y todo ello castiga duramente Barcelona, ​​que cuenta con una alcaldesa que, en vez de gobernar, se refugia en la crítica, como un simple opositor. Es falso que no pueda hacer nada, porque Barcelona, ​​por su Carta Municipal (Ley 22/1998 de 30 de octubre) y la Ley 1/2006 de 13 de marzo de Régimen Especial, tiene competencias únicas y extraordinarias en salud pública, movilidad y policía, que Colau ni esgrimió ante la Generalitat ni ha aplicado. Se refugia en la pretendida ignorancia del ciudadano y del periodista, presentándose como alcaldesa de Castellvell de la Furriola, en lugar de la líder que debería ser de un gobierno municipal autónomo y presidenta del área metropolitana.

Por el artículo 88 de la Carta Municipal participa en la gestión, el titular de la cual es la Generalitat, en materia de policía sanitaria y movilidad. También (art.103) le corresponde la adopción de medidas urgentes y requerimientos de las colaboraciones necesarias en los supuestos de crisis o emergencias que afecten a la salud o la seguridad de los consumidores, el control sanitario de edificios y lugares de vivienda y convivencia humana, incluidos los campamentos turísticos y áreas de actividades físico-deportivas y de recreo, la información sanitaria, la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad.

Pero aún hay más. En relación con la sanidad, le corresponde la participación en la planificación, gestión y evaluación de los centros, servicios y establecimientos instalados en la ciudad, dependientes del Servicio Catalán de la Salud u organismo que desarrolle las mismas funciones. Para ello dispone del Consorcio Sanitario de Barcelona, ​​constituido por la Generalitat y el Ayuntamiento, que dirige y coordina la gestión de los centros, servicios y establecimientos de atención sanitaria, sociosanitaria y los de promoción y protección de la salud de la región sanitaria del municipio. Y como remate y dependiendo de este consorcio, el Ayuntamiento dispone de la Agencia de Salud Pública y Medio Ambiente de Barcelona, ​​que ejerce las competencias del artículo 103 y a la que corresponde la dirección y gestión de los centros y servicios de salud pública en la ciudad de Barcelona. En esta agencia el Ayuntamiento tiene una mayoría de las tres quintas partes en los órganos de gobierno y es presidida por Ada Colau como alcaldesa.

La gran cuestión, la gran responsabilidad, es ¿qué ha hecho Ada Colau con toda esta capacidad? ¿De qué nos ha servido a los ciudadanos todo este poder? De nada, porque Colau no gobierna; sólo hace declaraciones.

👉 ¡Únete a nuestro grupo de Facebook de Diálogos en Cataluña!

Comentamos entre todos las noticias de Cataluña para estar informados.
¡Podréis consultar todas las claves del día!

Más información sobre el coronavirus en ESPECIAL CORONAVIRUS

Creieu que la Generalitat de Catalunya decretarà el confinament total domiciliari?

Cargando ... Cargando ...

 

Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú