zbe

El primer mes de aplicación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) concluye con fracaso

La iniciativa muy personal de Ada Colau de la gran ZBE de Barcelona, ​​dirigida a mejorar la calidad del aire, se ha saldado con un rotundo fracaso. Posiblemente esta sea la causa de que el Ayuntamiento ha cerrado toda información sobre los resultados alcanzados. Es más, no informa del número de vehículos que han dejado de circular o los que siguen haciéndolo al margen de la normativa y son captados por las cámaras de televisión. El apagón informativo es total.

Afortunadamente, hay fuentes al margen de las municipales que permiten conocer cuál ha sido la evolución de la calidad atmosférica de Barcelona. En concreto, el World Air Quality Index hace posible seguir la situación de seis ciudades españolas: Barcelona, ​​Bilbao, Madrid, Málaga, Sevilla y Valencia. Da, además, tres observaciones diarias que corresponden a la mañana, la tarde y la noche, y tres niveles de indicador de calidad: bueno, aceptable y malo. Los datos de diecisiete días aleatorios de enero, que equivalen por tanto a cincuenta y una observaciones por ciudad, sitúan a Barcelona en la peor posición de entre las seis ciudades observadas.

Concretamente, Bilbao presenta un 72,5% de observaciones con buena calidad atmosférica, Málaga 68,5%, Valencia 47%, Madrid 37,2%, Sevilla 35,3% y, en último lugar, Barcelona con un mínimo 21,5%. En otros términos, mientras que una ciudad de gran densidad automovilística como Madrid y con una ZBE mucho menor que la de Barcelona ​​logra que una de cada 3 observaciones de aire tenga una buena calidad, en Barcelona queda limitada a sólo 1 de cada 5 observaciones. Eso por no hablar de la distancia astronómica que nos separa de otras poblaciones como Bilbao, Málaga y Valencia.

Además, no es este el único problema detectado por las mediciones atmosféricos, porque a lo largo de enero se han producido muchos días en los que la contaminación por micropartículas (<2,5 pm) ha sido más alta que lo que determina la Organización Mundial de la Salud (OMS). Hay que subrayar que, en nuestras coordenadas, este tipo de impacto ambiental es el más peligroso para la salud humana porque su comportamiento incide directamente en las enfermedades cardiorrespiratorias, y en la probabilidad de sufrir ictus e infartos. Este tipo de contaminación tiene poco que ver con el factor más contemplado del cambio climático que es la presencia de CO2 y NOx. A pesar de la prevalencia y riesgo de este fenómeno, Barcelona no ha adoptado ninguna medida específica para abordarlo.

Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

3 Comentarios. Dejar nuevo

  • Fuera Colau,o vamos de cabeza al precipicio

    Responder
  • Mucha gente que iba a trabajar en moto vieja, y que tardaba 5 minutos, ahora va en coche, normalmente coche grande que solo usaba los fines de semana para salir de BCN, y tarda media hora, de semaforo en semaforo. Y una moto de 150kg no contamina en 5 min. lo que un coche de 1700kg en media hora, por mas que digan las homologaciones. Un catalizafor, un filtro de partículas no empieza a funcionar bien sin producir residuos hasta que no està absolutamente caliente, al rojo, hibridos incluidos, que apenas van en electrico.

    Responder
  • Esta noticia es de febrero del 2020 y esa foto no es Barcelona….. Esos coches no son de aquí…. Parecen coches americanos….

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú