Borrell

¿Quo Vadis Europa? El nacimiento de la Europa geopolítica

Durante los pasados días 22-26 de agosto se ha celebrado en la UIMP de Santander el último de los seminarios dedicados al tema ¿Quo vadis Europa? (dónde vas Europa), esta vez dedicado al nacimiento de la Europa Geopolítica como consecuencia de la guerra de Ucrania. Es oportuno recordar que la actual presidenta de la Comisión Europea, la alemana Úrsula Von der Leyen, desde el principio de la legislatura, tres años antes del estallido de la guerra de Ucrania (2019), ya proclamó, con visión de futuro, que su Comisión (2019-2024) sería “geopolítica“.

El programa de los cinco días y ocho sesiones de seminario ha sido el siguiente: 1) Apertura. Nacimiento de la Europa geopolítica, 2) Defensa europea tras la guerra de Ucrania, 3) Rusia y la guerra de Putin, 4) La guerra en Ucrania y el Sur Global, 5) Europa y la batalla de las narrativas, 6) La lucha global por la hegemonía tecnológica, 7) La geopolítica de la energía y el cambio climático, 8) Clausura.

Josep Borrell, Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, ha sido el director del seminario y ha intervenido especialmente en los actos de apertura y clausura. La Secretaría ha corrido a cargo de José Ignacio Torreblanca, miembro del think tank European Council on Foreign Relations (ECFR), y de Francisco Fonseca, exalto funcionario de la Comisión Europea y Profesor de la Universidad de Valladolid.

En su intervención de bienvenida, el Rector de la UIMP, Carlos Andradas, declaró que la pregunta ¿Quo vadis Europa?, es más relevante que nunca en este año 2022, en el que, desde la comunidad internacional, y en particular desde Europa, se asiste con incredulidad a la vuelta a la guerra en nuestro continente. Si la UE es un actor político en constante devenir, la guerra de agresión de Ucrania obliga a redefinirnos como actor global en el orden mundial.

El discurso inicial de la sesión de apertura corrió a cargo de Josep Borrell. A continuación, tuvo lugar un diálogo entre Borrell y Sylvie Kauffmann, directora editorial del diario francés Le Monde.

Josep Borrell empezó diciendo que es bien conocido que la UE se ha venido haciendo “a golpes de crisis”, y que es “el resultado de la suma de todas las soluciones dadas a cada crisis “, tal como profetizó Jean Monnet desde el principio del proceso de integración europea en los años cincuenta del siglo pasado.

“Desde 2005 hasta hoy, la UE ha venido conociendo una crisis tras otra. En Bruselas se habla de “policrisis“ o de “permacrisis». La UE ha sabido dar una respuesta a cada una de ellas. La última de las crisis es la guerra de Ucrania, iniciada el 24 de febrero de este año, con la invasión de este país por los ejércitos del líder autocrático Vladímir Putin. La guerra de Ucrania llama a una acción concertada global, que se está dando“.

Hay diez millones de exiliados ucranianos, esto equivale al 20 % de los españoles

La sucesión de crisis recientes en la UE es efectivamente formidable“: fracaso del tratado constitucional europeo (2005); Gran Recesión (2007-2008); crisis del euro (2010); crisis de Crimea (2014); crisis de los refugiados (2015); Brexit y Trump (2016); populismos; decadencia de las democracias, aparición de democracias iliberales, auge global de estados autoritarios; pandemia (2019); guerra de Ucrania (2022). “Se puede añadir una posible futura crisis de deuda. Nadie podía anticipar lo que ha ocurrido en los últimos tres años. El año pasado dedicamos el seminario a Afganistán. ¿Quién se acuerda ahora de Afganistán? Hoy la situación es mucho más dramática. Hay diez millones de exiliados ucranianos, esto equivale al 20 % de los españoles“.

“El futuro es incierto, quizás nunca lo ha sido tanto como hoy. Coincide con mi puesto de Alto Representante de la UE sobre Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, “un puesto imposible” a juicio de algunos y no les falta razón».

“Los europeos hemos reaccionado con rapidez, eficacia y unidad ante todas las crisis. Y lo hemos hecho rompiendo tabús. En el caso de la pandemia, por ejemplo, lanzando una emisión de deuda común (bonos europeos, realmente) para hacer frente a la crisis económica provocada por el coronavirus (programa Next Generation EU)“. “Cada vez que llegan crisis fuertes, Europa tiene que reaccionar fuera del marco legal previsto. Los tratados nos vienen estrechos. En el caso de la crisis del euro tuvieron que improvisarse soluciones de la mano de un ambicioso Banco Central Europeo liderado por Mario Draghi.  Se tuvieron que adoptar acuerdos internacionales adicionales. Con lo que había no se podía luchar con éxito.  Se buscaron soluciones ad hoc, sobre la marcha, fuera de los tratados, que complementaban o interpretaban los tratados“.

“Hoy además tenemos problemas en el Sahel, Balcanes, Medio Oriente, Irán…  Existen muchos países vulnerables en el África subsahariana, Norte de África, la situación en Afganistán ha empeorado.  Existen problemas y crisis a escala global, por lo menos tres: alimentaria, energética e inflacionariaSon tres crisis que van a dominar el futuro.  La crisis alimentaria ya existía antes de la invasión rusa de Ucrania. Esta lo que ha hecho es aumentarla considerablemente, con el bloqueo de las exportaciones de cereales de los dos grandes países productores de cereales: Ucrania y Rusia.  Según indica la FAO, el precio de los fertilizantes se ha multiplicado por tres. Europa está particularmente afectada por la crisis energética.  Hay unos mil doscientos millones de personas afectadas por la crisis alimentaria. El problema del gas es fundamental para nosotros. Los precios del petróleo se han disparado. Y está la lucha permanente contra el cambio climático “.

El auge de países autoritarios coincide con el resurgir de viejas ambiciones imperiales. Los casos de China, Rusia o Turquía están ahí. El papel de China es clave. Se trata del mayor prestamista internacional. Tiene un trillón de dólares de deuda norteamericana. China y Estados Unidos están muy interrelacionados. Muchos hablan de decoupling (desacoplamiento) pero no es nada fácil ni les conviene.

¿Cuál puede ser el papel de la UE en todo este panorama internacional tan complicado?  

Tiene que jugar un papel de moderador.   “Por lo que a mí respecta, es decir, como responsable de política exterior y de seguridad, me siento sobre todo  concerned, esto es, preocupado.  Concerned es la palabra que más uso.  Además de preocupado, estoy muy ocupado, siempre dentro de las capacidades de la UE, que tienen sus límites.  No se pueden pedir peras al olmo“.  La UE es un club de estados, cada uno con dos pilares: los propios y los comunitarios. La regla de la unanimidad se aplica con frecuencia y esto reduce o imposibilita la adopción de posiciones y acciones comunes.  Cada estado tiene sus territorios e intereses. No tenemos la misma visión del mundo ni, por tanto, la misma política exterior.  No pueden tener la misma visión ante la guerra de Ucrania, por ejemplo, Polonia y Portugal.

Últimamente hemos aprobado en la UE el programa denominado Brújula Estratégica (Strategic Compass).  Es un plan de acción ambicioso para reforzar la política de seguridad y defensa de la UE, con la creación de una fuerza militar de actuación en el exterior.  Pues bien, ha nacido tarde. La guerra de Ucrania lo ha hecho obsoleto.  Ha estallado una guerra tradicional que nadie esperaba“. Estábamos preparados o preparándonos para guerras asimétricas, híbridas, cibernéticas, etc. pero no para una guerra clásica, una guerra tradicional entre dos ejércitos regulares en pleno territorio europeo.

Estamos ante la necesidad de un rearme.  Es una cosa siempre poco popular, sobre todo vista desde la izquierda política. 

Los europeos nos hemos desarmado a lo largo de un largo período de paz. Estamos ante la necesidad de un rearme.  Es una cosa siempre poco popular, sobre todo vista desde la izquierda política.  Nos enfrentamos con lo trágico. ¿Estamos preparados? Arianna Meloni, líder populista de un partido  de ultraderecha, Fratelli de Italia, puede llegar a ser primera ministra en Italia dentro de pocos días. ¿Qué efectos tendría ello sobre la UE? “.  El presidente Macron acaba de avisar de que estamos ante “el final del estado de la abundancia”.

“Hay que distinguir entre las causas y las consecuencias de la guerra de Ucrania.  Algunos dicen hay que parar la guerra. De lo que no cabe duda es que Europa está siendo puesta a prueba. A finales de mes (días 29 y 30 de agosto), habrá una reunión de ministros de asuntos exteriores de la UE en Praga. Veremos sus resultados “.

La reunión informal de ministros de asuntos exteriores a la que aludía Borrell se ha celebrado.

La reunión informal de ministros de asuntos exteriores a la que aludía Borrell se ha celebrado. Los ministros han respondido con cautela a la propuesta de los países bálticos y nórdicos de vetar la entrada de turistas rusos, así como a la iniciativa de Borrell de lanzar una misión de formación de militares ucranianos. Borrell piensa que el paso militar que propone “es inevitable “y ha declarado que “hemos de establecer las bases de un ejército que ha de luchar durante bastante tiempo; estoy convencido de que las cosas se pueden hacer mejor si sumamos nuestras fuerzas“. Hace tiempo que Borrell propone que la UE se acostumbre a utilizar “el lenguaje del poder“. Lo que sí se ha adoptado es la suspensión del acuerdo de facilitación de visados con Rusia, acordado en un tiempo muy diferente, el año 2007. La decisión se formalizará en los próximos días.

En la sesión de clausura del seminario de la UIMP, además de Borrell, intervinieron el eurodiputado Guy Verhofstad (ex primer ministro belga, federalista acérrimo) y el presidente del Movimiento Federalista Europeo, Giorgio Anselmi, actuando de moderadora Anna Terrón, exeurodiputada y presidenta del FIIAPP (Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas).

Giorgio Anselmi explicó que el MFE ha presentado una propuesta a la Conferencia sobre el Futuro de Europa, organizada por las instituciones comunitarias (Comisión, Consejo y Parlamento), recientemente clausurada.  “Se trata de una ponencia exhaustiva en apoyo de una Europa federal.  El Movimiento Federalista, con sus cien secciones, luchará por conseguir este objetivo. El Tratado de Lisboa ha reforzado el papel legislativo del Parlamento Europeo, pero no ha conseguido crear una verdadera unión económica y política.

El Movimiento Federalista Europeo, al igual que Guy Verhofstad, se han mostrado convencidos de que en el momento actual de la historia se dan las condiciones adecuadas para que la UE alcance el objetivo de su unión política federal. Los pasos clave serán la asignación de competencias en materia fiscal y el fortalecimiento de una política exterior común capaz de promover los intereses estratégicos de Europa”.

Borrell hizo un llamamiento a la “solidaridad“, y recordó que “siempre tiene un coste que hay que asumir “. Planteó la necesidad de “construir una cultura estratégica europea que supere la historia y la geografía “. Concluyó diciendo que, tal como demandan los ciudadanos europeos, “es necesario que la UE, como entidad geopolítica, sea capaz de actuar sobre el resto del mundo, sea un actor global, para lo que necesitamos unidad interna“.  

La siguiente frase del ex jefe de gobierno italiano, Enrico Letta, pronunciada en un seminario anterior de la serie Quo vadis Europa, fue especialmente recordada en el acto de clausura: “Si los países europeos siguen divididos, en diez o quince años, cada uno tendrá que elegir si quiere ser colonia americana o colonia china». 

Si los países europeos siguen divididos, en diez o quince años, cada uno tendrá que elegir si quiere ser colonia americana o colonia china Clic para tuitear

 

Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.