Presidencia portuguesa

La presidencia portuguesa de la UE (enero-junio 2021)

La presidencia rotatoria portuguesa de la UE ha comenzado el 1 de enero y terminará el 30 de junio del año en curso. Es la cuarta presidencia portuguesa de la UE. Las anteriores fueron los años 1992, 2000 y 2007. Las principales realizaciones de la última presidencia portuguesa (2007) fueron la redacción y la firma del Tratado de la Unión Europea (TUE) o Tratado de Lisboa – la máxima norma legal de la UE actualmente en vigor – y las celebraciones de la primera cumbre UE-Brasil y la segunda cumbre UE-África, dos regiones de interés prioritario para Portugal.

Portugal presidirá el Consejo de la UE que es una de las siete instituciones actualmente existentes en la UE – tal como dispone el Tratado de Lisboa – junto con el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo, la Comisión Europea, el Tribunal de Justicia, el Banco Central Europeo (BCE) y el Tribunal de Cuentas.

👉 ¡Únete a nuestro grupo de Facebook de Diálogos en Cataluña!

Comentamos entre todos las noticias de Cataluña para estar informados.
¡Podréis consultar todas las claves del día!

El Consejo Europeo es la máxima institución comunitaria. Define las orientaciones y prioridades políticas generales de la UE. Está formado por los Jefes de Estado o de Gobierno de los Estados miembros, así como por su presidente (el belga  Louis  Michel ) y por la presidenta de la Comisión Europea (la alemana Úrsula von  der  Leyen).  Participa en sus trabajos el Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (Josep Borrell). Se reúne dos veces por semestre en Bruselas y su presidente puede convocar, cuando convenga, reuniones extraordinarias. Hay que distinguir el Consejo Europeo del Consejo de Europa, institución que no pertenece a la UE. Este último es una organización intergubernamental dedicada a la promoción de valores democráticos y a la estabilidad política en Europa. Tiene su sede en Estrasburgo. Todos sus Estados miembros firman la Convención Europea de Derechos Humanos.

El Consejo ejerce, conjuntamente con el Parlamento Europeo, la función legislativa y la función presupuestaria. Define políticas y tiene una responsabilidad de coordinación. Es la institución que representa a los gobiernos de los Estados miembros de la UE y reúne sus ministros o secretarios de estado para adoptar legislación y coordinar políticas. En el semestre que ahora empieza, Portugal planifica y preside las reuniones del Consejo y de sus instancias preparatorias, y representa el Consejo en las relaciones con las otras instituciones de la UE.

En el marco de las instancias preparatorias, destaca el papel del Comité de Representantes Permanentes de los Gobiernos de los Estados miembros (Coreper), que está formado por representantes de los países de la UE a escala de embajadores. La Comisión Europea tiene un representante en este organismo. Preside el  Coreper  el representante del Estado que retiene la presidencia rotatoria del mismo Consejo, que ocupa Portugal durante el primer semestre de 2021. Cada miembro expone la posición de su gobierno. Su tarea es muy importante en el proceso de toma de decisiones de la UE. Es una instancia de diálogo y de control político. No es un órgano de decisión de la UE. Se reúne cada semana en diferentes formatos y a sus reuniones asisten miembros de las Reper o representaciones permanentes de cada país de la UE en Bruselas. Son “Embajadas” de los Estados miembros ante las instituciones europeas, dirigidas por un representante permanente o embajador de su país ante la UE. Alrededor del Consejo funciona una multitud de Grupos de Trabajo y de Comités, con asistencia de funcionarios, expertos, etc. de los Estados miembros y de funcionarios de otras instituciones europeas.

El Programa de la Presidencia semestral portuguesa de la UE contiene una serie de prioridades y líneas de acción formalmente definidas. Las prioridades son: promover la recuperación económica, asegurando la transición verde y digital; concretar el Pilar Social de los Derechos Sociales; reforzar la autonomía de una Europa abierta al mundo. Las principales líneas de acción son: trabajar para una UE más resiliente, social, verde, digital y global. El lema de la presidencia portuguesa es: “Tiempo de actuar: por una recuperación justa, verde y digital”. El Programa fue adoptado por el Consejo de Ministros de la UE el 17 de diciembre de 2020 y está alineado con el programa por los 18  meses del trío de Presidencias Alemania-Portugal-Eslovenia 2020/2021 y el programa de trabajo de la Comisión Europea 2021.

El Programa responde al compromiso de hacer frente a la Covid-19 y a la recuperación económica y se asienta sobre las principales prioridades de la Agenda Estratégica definida por la Comisión Europea para el período 2019 hasta 2024: proteger a los ciudadanos y las libertades; desarrollar una base económica fuerte y dinámica; construir una Europa con un impacto neutro en materia climática, verde, justa y social; promover los intereses y valores europeos en la escena internacional.

Más allá de las definiciones formales del Programa, la mayoría de analistas coinciden en afirmar que la campaña de vacunación europea y la implantación del paquete de ayuda económica de la Next Generation EU serán los objetivos más ambiciosos y las máximas prioridades de la presidencia portuguesa, junto con la puesta en marcha de una nueva relación con los Estados Unidos de la época post Trump, con el nuevo presidente Joe Biden a la cabeza,  y la gestión inicial del acuerdo sobre la retirada del Reino Unido de la UE (Brexit). La UE desea establecer una nueva agenda transatlántica caracterizada por el diálogo, el entendimiento y el retorno estadounidense al multilateralismo. Portugal también se siente preparada y bien situada para tratar de alcanzar una política migratoria común y el reforzamiento de la relación de los 27 con África.

Portugal sucede a Alemania y precede a Eslovenia en la presidencia de la UE, países con los que integra lo que se llama “trío de Presidencias”. En conjunto, los tres Estados elaboran un programa para  18  meses, a partir del cual cada Presidencia semestral define su programa específico. La anterior presidencia alemana ha sido particularmente fructífera por tres motivos principales: a) adopción del programa  Next  Generation  UE, que contiene el nuevo plan de recuperación contra el coronavirus por un importe de 750.000 millones de euros, financiado por la primera emisión de deuda común europea, b) acuerdo sobre la salida del Reino Unido de la UE (Brexit) y c) acuerdo sobre inversiones con China. El primer ministro de Portugal, Antonio Costa, ha declarado que “es un honor y una gran responsabilidad tomar la antorcha de Alemania y de su consejera Angela Merkel”.

Portugal no es uno de los grandes países de la UE, pero tiene una buena reputación comunitaria y es respetado no sólo en Bruselas, sino también en las máximas instancias internacionales.

El buen funcionamiento del actual gobierno de coalición en Lisboa ( “el milagro portugués”) proporciona a Portugal una envidiada estabilidad política. El anterior presidente del Eurogrupo fue un portugués, Mario  Centeno, que ocupó el cargo desde el 13 de enero 2018 hasta el 15 de junio de 2020. El vigente Tratado de la Unión Europea (Tratado de Lisboa) se llevó adelante durante la anterior presidencia portuguesa. José Manuel Durao Barroso fue presidente de la Comisión Europea durante casi diez años (2004 a 2014). Fue el segundo presidente en ser reelegido después del mítico Jacques  Delors. El actual secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, es portugués, y anteriormente había ocupado el cargo de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Diego Freitas do Amaral fue presidente de la Asamblea General de la ONU y Jorge Sampaio ocupó diferentes cargos de responsabilidad también a las Naciones Unidas. Mario  Soares, ex presidente y primer ministro de Portugal, es una personalidad política ampliamente reconocida y respetada. Por todo ello, y más, la actual presidencia portuguesa de la UE es bien acogida en el seno de los 27 Estados miembros de la UE y se espera que dé buenos resultados.

Después de quince años de “crisis existencial” y de europesimismo  en el seno de la UE, el Trío presidencial Alemania-Portugal-Eslovenia puede significar el relanzamiento del proyecto de integración comunitaria. El año 2021 debería ser el momento de volver a empezar, logrando primeramente una respuesta eficaz a la pandèmia – la vacunación es la palanca principal para que haya un fuerte crecimiento – y en las estrategias de recuperación en general, centradas en el Programa Next Generation EU.

En el terreno internacional, la UE puede tener el viento de cola, con el relevo en la presidencia de Estados Unidos y el establecimiento de una nueva relación entre Joe Biden y los líderes chinos que abra el camino para que la locomotora americana y la china empujen la economía mundial. Por otra parte, con Joe Biden los organismos multilaterales se han tranquilizado y el multilateralismo y el respeto de las reglas internacionales, que siempre ha defendido la UE, vuelven a situarse en el centro del terreno del juego internacional. Otra incertidumbre que ha desaparecido del contexto geopolítico ha sido el Brexit, tras el reciente acuerdo de salida del Reino Unido de la UE. Todo ello propicia este nuevo viento de cola internacional que podría impulsar el proyecto de relanzamiento de la UE.

Portugal no es uno de los grandes países de la UE, pero tiene una buena reputación comunitaria y es respetado no sólo en Bruselas, sino también en las máximas instancias internacionales Clic para tuitear

Qui creus que guanyarà les pròximes eleccions catalanes del 14 de febrer?

Mira els resultats

Cargando ... Cargando ...
Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú