Covid

¿Es preocupante el regreso de la covid?

Hay datos que señalan que el panorama puede volver a complicarse. No tanto porque volvamos a situaciones como las del pasado año, pero sí lo suficiente para alertar a la salud de los ciudadanos y a las previsiones económicas.

España, en su conjunto, presenta una tasa muy alta de vacunación, del 80%. Estaríamos, por tanto, próximos a la inmunidad de grupo, si bien ésta, como es sabido, varía su cifra en función de la capacidad de contagio de cada virus. Ahora por la variante Delta aquella magnitud todavía no nos confiere la condición de inmunidad colectiva, que hace que el virus no pueda propagarse, si bien su avance se lleva a cabo con mucha dificultad, dada la población inmune. Ésta es la buena noticia.

Lo que debe alertarnos son otros tres factores. El primero es la aparición de la variante llamada Delta Plus, procedente también del Reino Unido, que tiene mayor capacidad de contagio. Este país tiene en este momento un índice de personas afectadas por 100.000 habitantes de 935, mientras que España se sitúa apenas por debajo de 50, con una excepción importante, que es Benidorm, donde la presencia de turistas británicos ha disparado la transmisión y constituye por tanto una alerta importante, porque significa que muy posiblemente de aquí a Navidad la variante Delta Plus se haya extendido por toda España.

El segundo factor es que los últimos estudios sobre la transmisión de los SARS-CoV-2 parecen tener realmente unas características pandémicas estacionales. Desde la Red de Investigación Colaborativa MCC, conjuntamente con el Centro de Modelado Matemático de Enfermedades Infecciosas de la escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, han evaluado que, efectivamente la Covid es sensible a la temperatura y a la humedad. Se desarrolla muy bien cuando la temperatura es relativamente baja y la humedad atmosférica más bien reducida. Este análisis se entiende a partir de calcular el número de reproducción efectiva (Re) en 409 ciudades de 26 países. Dicho esto, cabe añadir que esta modificación ambiental tiene, sin embargo, un efecto menor y lo que resulta decisivo por las observaciones hechas son las intervenciones gubernamentales: la capacidad de generar restricciones y anticiparse a su propagación. Por tanto, la proximidad del invierno puede contribuir a la propagación, con toda certeza, pero no tanto por la variación de los parámetros atmosféricos, que como hemos dicho inciden pero poco, sino por el hecho de que las relaciones sociales en espacios cerrados y sin protección aumentan.
El tercer factor de preocupación es su combinación con la gripe. Este año se presentará con características más duras porque el pasado año prácticamente no hubo episodios y esto nos ha dejado más indefensos, y también porque una de las cepas detectadas de la combinación de virus de este año es más agresiva que las habituales.
La aplicación en tiempo y forma de la vacuna de la gripe, su eficacia y la aplicación de la tercera dosis en las poblaciones de mayor riesgo determinarán el balance de este invierno.
Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú