Derrotada ante Apple, la Comisión Europea prepara un nuevo asalto contra los países de la UE con menos impuestos

El miércoles 15 de julio se hizo pública una esperada decisión del Tribunal General de Justicia de la UE según la cual Apple no tendrá que devolver 13.000 millones de euros en impuestos en Irlanda, sede europea de la compañía tecnológica.

El argumento de la Comisión Europea según el cual esta suma se corresponde a ayudas ilegales a la firma de Cupertino ha sido pues invalidado por el órgano judicial de la misma Unión, que no ve abuso de política fiscal.

👉 ¡Únete a nuestro grupo de Facebook de Diálogos en Cataluña!

Comentamos entre todos las noticias de Cataluña para estar informados.
¡Podréis consultar todas las claves del día!

La decisión es un jarro de agua fría para la Comisión y especialmente para la danesa Margrethe Vestager, la comisaria que ha capitaneado los esfuerzos de Bruselas para regular las multinacionales tecnológicas GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft). Vestager había concebido la multimillonaria exigencia como un precedente y un aviso a otras compañías que se sirven de esquemas similares.

Está por ver qué impacto concreto tendrá la sentencia en la lucha de la Comisión para lograr armonizar la fiscalidad de los 27 estados miembros. Algunos observadores han apuntado que la decisión socavará profundamente la agresiva estrategia de Vestager.

Un nuevo intento centrado en las “distorsiones” al mercado común

Según publicaba el Financial Times pocas horas antes de la sentencia, Bruselas estaría preparando una ofensiva a gran escala contra los países europeos que menos impuestos exigen.

El arma que según el rotativo británico está estudiando la Comisión es un instrumento no aplicado de los tratados europeos. Este permitiría reducir el margen actual de las multinacionales para aprovechar los sistemas fiscales más ventajosos al designarlos como “distorsiones” al mercado común.

La ventaja crucial que esta vía supone es que para activarla no hay que obtener un voto unánime de los estados miembros, sino tan sólo de una mayoría cualificada. Esquiva así el muro que formarían previsiblemente los estados donde se pagan menos impuestos.

La Unión Europea lleva años persiguiendo a las GAFAM y otras multinacionales que concentran los impuestos generados por sus actividades en el mercado único europeo en los países que ofrecen más ventajas fiscales. Sin demasiado éxito, hay que decirlo, sobre todo debido a los vetos de los estados interesados.

Los países que generalmente se incluyen en la lista de “semi-paraísos fiscales” de la UE son Luxemburgo, los Países Bajos, Bélgica, Irlanda, Malta y Chipre. Son estados pequeños que reciben inversiones desmesuradas de multinacionales, sin relación clara con su actividad real más allá de agrupar determinadas funciones de gestión y apoyo.

La crisis del coronavirus y las ingentes necesidades fiscales que ha generado parecen haber afinado el instinto de cazador de la Comisión. De hecho, en Bruselas hay una gran preocupación por las desigualdades crecientes entre el norte y el sur de Europa, principal fuente de tensión en las negociaciones por el fondo europeo de recuperación.

Los países que generalmente se incluyen en la lista de semi-paraísos fiscales de la UE son Luxemburgo, los Países Bajos, Bélgica, Irlanda, Malta y Chipre Clic para tuitear
Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú