Covid, ómicron. ¿Cómo se presenta la Navidad?

La información que van publicando los medios en un continuo goteo ha sembrado la incertidumbre y la alarma sobre cómo podremos pasar estas fiestas de Navidad. A pesar de las incertidumbres, que existen porque todavía no tenemos bien medidos los efectos del ómicron, de acuerdo con la tendencia actual y las observaciones de la serie desde el inicio de la pandemia, es posible formular algunas hipótesis de qué escenario tendremos entre la Navidad y Fin de Año.

En relación al número de casos de covid observados semanalmente, la previsión es que sigan aumentando. Pero si se mantienen las últimas cifras observadas, el incremento será moderado. Si en la semana del 22 al 28 sumamos 11.732 casos, la previsión para la semana actual nos daría un total que superaría en poco los 12.000. Si esta cifra no se cumple porque el resultado real es muy superior, entonces quizás sí que deberíamos pensar que la Navidad se pueda complicar. Pero a estas alturas lo que hay que afirmar es lo contrario y situar una observación más definitiva para la próxima semana.

Naturalmente, existe todo el gran puente de la fiesta de la Purísima y de la Constitución que puede introducir un sesgo importante, pero en todo caso las cifras que definen el horizonte en cuanto al número de casos son las señaladas. En relación a la positividad, es decir el número de positivos en relación a las pruebas por PCR, test de antígenos, producidos, la cifra actual es de un 7%. No es poco, sobre todo si vemos las magnitudes del 1,6% a principios de octubre. Por tanto, la evolución ha sido al alza e importante. También hemos sobrepasado una especie de techo que indica un cierto nivel de control, que puede situarse observando el comportamiento de toda la serie en torno al 4%. Si lo duplicamos, y estamos muy próximos a hacerlo, querrá decir que el crecimiento en el futuro estará garantizado. En la previsión no figura, y no sabemos por qué, otro predictor muy importante, el que resulta del análisis de las aguas residuales. Si se hiciera público, podría hacerse una prospectiva mucho más completa.

En todo caso, lo que sí es evidente es que el impacto en lo más decisivo, la mortalidad, sigue siendo muy baja. Las cifras mínimas a las que hemos llegado se han situado en torno a los 20 muertos semanales. Ahora estamos en 21, por tanto nos movemos mucho en la banda baja. Es claramente el efecto de la vacuna.

Otros aspectos decisivos son la situación de los hospitales y de las UCI. Por lo que respecta a los primeros, a 30 de noviembre, había 682 personas ingresadas. El mínimo más cercano, en julio de este año, estaba en 461 personas. Y deberíamos retroceder al verano de 2020 para encontrar una cifra más baja. Por tanto, los 682, sin ser un buen dato, señala que la presión sobre los hospitales es moderada y que, por tanto, no hay previsión a corto plazo de dificultades en la atención sanitaria. Y lo mismo, y menos acentuado, se puede decir en relación a las UCI, sólo 146 personas. La cifra mínima fue a principios de noviembre con 79 personas, y deberíamos retroceder una vez más hasta el verano del año pasado para encontrar cifras menores, por tanto, estamos muy lejos de tener problemas en esta vertiente.

Resumiendo: el panorama para la Navidad no es por tanto particularmente crítico. Aunque dependerá de dos variables. Una, en nuestras manos, que es la velocidad de vacunación y mantenimiento disciplinado de los mecanismos que evitan el contagio. La otra, incierta, ya apuntada al inicio, de lo que puede llegar a significar la variante ómicron en nuestro país.

En cualquier caso, una reflexión sí que es importante hacer. No se entienden los deficientes resultados que se están obteniendo en Cataluña a lo largo de toda la crisis, que siempre nos sitúan en los peores sitios y nunca en los mejores. Ahora mismo, por número de casos en los últimos 14 días somos la 4a. comunidad autónoma más afectada con 267,50, prácticamente los mismos que la 3a. que es Aragón con 370,24. Esta lista de las peores la encabezan Navarra con 588.33 y País Vasco con 484,66. Estas dos comunidades también tienen algún problema crónico porque habitualmente presentan malos resultados. Y no será porque no dispongan de recursos para la sanidad. El contraste con Madrid es espectacular. Ocupa la 4a. posición de las que están mejor ubicadas con 142,11 casos y tiene por delante sólo a Extremadura, Andalucía y Castilla la Mancha. Ciertamente, con la primera ola tuvo una mortalidad desastrosa, pero a partir de entonces con medidas muy diferentes a las adoptadas en Cataluña y de menor impacto negativo en la economía, está logrando resultados mucho mejores.
Es hora ya de que el Parlament indague sobre qué ocurre en el sistema sanitario catalán que no logra levantar la cabeza y, de vez en cuando, presenta deficiencias tan escandalosas como el fallido intento de exigir el pasaporte covid.

Creus que pot ser perillosa la nova variant del coronavirus Òmicron i cal prendre mesures de control immediates?

Mira els resultats

Cargando ... Cargando ...
Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú