catalanistes no independentistes

Catalanistas no independentistas, ¡uníos!

Espero que Karl Marx no se enfade por parafrasear su llamada incitando a unirse a los proletarios de todo el mundo. La lanzo a los grupos-grupitos catalanistas no independentistas que hace tiempo están en contacto y conversaciones, pero parecen incapaces de encontrar la forma de unificar la acción. “Units per avançar”, “Lliures”, “grup de Poblet”, algunos restos y mutaciones de Convergència, y otros, son poco cada uno de ellos, pero juntos pueden tener peso.

Ahora es un buen momento para la fusión o la creación de una plataforma electoral conjunta si quieren conservar especificidades.

No expreso sólo un deseo porque lo considero una necesidad por el bien de Cataluña. Pero, sobre todo, porque ahora tienen una coyuntura favorable. Inesperadamente para todos, facilitada por la pandemia de la Covid-19.

Paso a argumentarlo. El “Procés” independentista estaba ya muy tocado hace meses. Todo el mundo veía que iba de capa caída, sin perspectivas. Lo captaban incluso sus propios promotores y colaboradores mediáticos, muchos de ellos lo reconocían en privado aunque lo negaran en público y siguieran enardeciendo a sus seguidores. 

El “Procés” es en sí mismo un sistemático agitarse-pro de políticos y medios de comunicación, especialmente los públicos de la Generalitat y unos cuantos más también subvencionados, que desde hace años dedicaban todas las horas y todos los minutos, y que arrastraban por fuerza a hablar de ello al resto de medios, convirtiendo el tema en omnipresente, como si nada más en el mundo fuera importante .

Pero ha llegado la pandemia de la Covid-19 y ha roto esta dinámica ¿Se ha fijado el lector que hace tres meses que el mundo no habla de Puigdemont y es previsible que siga así un cierto tiempo? Esto es mortal para aquellos políticos que viven de la agitación permanente. La conmoción en la calle, por su parte, queda reducida a aquel grupo de “pirados” que cortan la Meridiana cada día y algunos más que se concentran ante la Delegación del Gobierno central. Son acciones residuales, sin incidencia global. En los próximos tiempos puede haber agitación, pero derivada de las consecuencias nefastas del coronavirus, no de las reivindicaciones nacionalistas.

No quiere decir que se haya puesto fin al movimiento independentista, ni mucho menos, pero ha acelerado el final de un “Procés” que ya tenía serias debilidades. Organismos de agitación y subvencionados como la ACN y Òmnium podrán movilizar gente porque tienen no pocos incondicionales, pero saben que no tendrá nada que ver con las grandes concentraciones de otros tiempos .

Pero aún hay mucho más. En el ámbito interno del país, con la pandemia, alguna gente se ha dado cuenta de que en la vida hay cosas más importantes y preocupantes que el “Procés” y que no está justificado continuar con tanta pérdida de energías y tiempo.

Más decisivo es, sin embargo, el efecto a escala internacional . Hasta ahora, pocos extranjeros se interesaban por el “Procés” catalán a pesar de la imagen que quería dar TV3, pero con la forma inclemente con que la Covid-19 ha golpeado -y sigue golpeando- por todas partes, y a la vista de las gravísimas consecuencias económicas derivadas, es ingenuo pensar que en Europa alguien se interesará por el “Procés” catalán, al menos en los dos o tres próximos años.

Tampoco es nuevo, pero queda ahora más claro. En un horizonte con perspectiva, a la vista de cómo están las cosas, piense como piense, nadie que tenga la cabeza en su lugar puede creer que en un periodo de una legislatura o incluso de dos (4 u 8 años) Cataluña pueda ser independiente.

👉 ¡Únete a nuestro grupo de Facebook de Diálogos en Cataluña!

Comentamos entre todos las noticias de Cataluña para estar informados.
¡Podréis consultar todas las claves del día!

Por unas y otras razones, en consecuencia, continuar por el camino seguido desde 2012 es mantener política-ficción e ir hacia la ruina de Cataluña. Una parte del electorado nacionalista ha sido tan abducido por estos años de bombardeos que a pesar de que las probabilidades de conseguir la independencia sean nulas, seguirá votando a partidos independentistas. Es inevitable. Pero seguro que un cierto porcentaje de aquellos que, por ejemplo, votaban CiU, que querían un potente autogobierno y el desarrollo de la cultura catalana, entienden también que hacer política es posibilismo, llegar allí donde razonablemente se puede, resolver listas de espera de los hospitales, construir infraestructuras, tener política industrial, mejorar la enseñanza y la investigación, atender la dependencia. No sólo llamar, promover manifestaciones y mantener un clima de crispación permanente con el Gobierno de Madrid, gobierne quien gobierne.

Aquella parte del electorado más realista que se siente catalanista no pasará votará a partidos que considera “españolistas”, pero puede apoyar una opción catalanista que no pretenda romper con España. Después de una década de caída del catalanismo no independentista entiendo que es un buen momento para la remontada. El abanico del electorado que pueden atraer a aquellos grupos unificados va mucho más allá de los 300.000 votos que les atribuían anteriormente.

No quiere decir que se haya puesto fin al movimiento independentista, ni mucho menos, pero ha acelerado el final de un Procés que ya tenía serias debilidades Clic para tuitear

El nostre país és racista?

Cargando ... Cargando ...
Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú