Sánchez engañado covid

Cómo Sánchez nos ha engañado con la Covid

Un reciente estudio publicado en el International Journal of Communication de dos profesoras españolas de las universidades de Alicante y del rey Juan Carlos, ponen de relieve por medio de un análisis de la comunicación durante la primera ola de la Covid, cómo el gobierno engañó de forma sistemática a la población, conduciendo la agenda mediática de los medios. Lo hizo por la vía de ocultar información de la que disponía y también posteriormente orientando la información disponible de acuerdo a los resultados que podía obtener.

El estudio señala y, por tanto confirma, como antes de la manifestación feminista del 8M, la agenda mediática del gobierno estuvo dirigida a trivializar la pandemia y no fue hasta pasada esa fecha que giró de manera radical su estrategia de comunicación. El informe pone de relieve un hecho preocupante como es que la prensa escrita siguió, sin demasiado espíritu acrítico, la agenda dirigida desde el gobierno y que sólo en Twitter se podían apreciar notas discordantes, señalando la malignidad del virus, si bien mezcladas con sarcasmos y relatos de humor.

Una de las conclusiones del estudio es que debería abrirse un debate sobre la agenda pública y sobre la falta de transparencia de la información que impera en España y que conduce a que gran parte de la información publicada responda solo a los intereses del gobierno. A continuación el resumen de las conclusiones del estudio:

Presentación

En las semanas cercanas al 8 de marzo de 2020, las autoridades políticas españolas pasaron de negar y minimizar el COVID-19 (recomendaciones internacionales veladas) hasta establecer un Estado de Alarma. Este escenario de incertidumbre es un experimento natural para explorar cómo el ocultamiento y difusión de mensajes críticos en el discurso oficial afectó al público y medios publicados, transmisión de información y evaluación colectiva de riesgos. Este estudio explora, a través del procesamiento del lenguaje natural (NLP) y la teoría de redes, prensa y Twitter agenda esos días en los que (después de las advertencias internacionales, el caos en los datos y la autorización de grandes manifestaciones) España hizo el “descubrimiento alarmante” del COVID 19. Los resultados muestran un rápido cambio en el clima de opinión, desde la semana anterior a la semana después del Día de la Mujer (8 de marzo). La no información influyó en las agendas en términos de temas, sentimientos y comportamientos. La forma en que diferentes sociedades hicieron COVID-19 “descubrimiento” se volvió esencial en el encuadre de la crisis y en la posterior confianza en autoridades durante la pandemia. La supresión de información en los primeros momentos  sigue siendo una pregunta clave de estudio.

Discusiones y conclusiones

  • Este estudio pretendía hacer un seguimiento de la forma en que la sociedad española afrontó el “descubrimiento alarmante” del COVID 19. El 9 de marzo (un día después de las concentraciones) es el punto de inflexión entre la precrisis y el estallido.
  • La comparecencia del Presidente inmediatamente después de las manifestaciones genera sospechas y alienta a los medios de comunicación y usuarios de Internet para buscar información.
  • Los expertos han señalado los fallos de comunicación del Gobierno español desde el encierro del país, como la proliferación de voceros, largas apariciones en prensa, autopromoción y rectificaciones mal justificadas (González-Harbour, 2020).
  • Como se ha sabido más tarde, 8M España presentó un escenario de información asimétrica, donde el gobierno tenía informaciones relevantes que la opinión pública y la prensa no lo sabían.
  • Antes del 8M, como explica Borden-Koop en su “modelo de engaño de degradación” (Kopp et al., 2018, p. 4) fuentes oficiales ocultaron datos y reportaron ruido, con valoraciones como el vicepresidente o el director del Centro de Coordinación y Alerta Sanitaria. Ambos fueron reflejados por la prensa. Este mensaje y la falta de una comunicación clara y eficiente, como detectaron De Las Heras-Pedrosa y colaboradores (2020), introdujo una falsa percepción del virus, enmarcado en Twitter básicamente como un fenómeno social (remoto y diversión), mientras que en la prensa lo describía como un problema sanitario y económico, que los políticos referían como  limitada a casos aislados.
  • Después del 8M, la prevención de que la opinión pública, la prensa y los políticos recopilaron información negando respuestas a los sistemas de transparencia encaja con el “engaño de negación modelo” descrito por Kopp y colegas (2018) y ha aumentado no solo la incertidumbre sino también la certeza del error de celebrar las manifestaciones el 8M, como han puesto de manifiesto las encuestas de opinión pública (p. 5).
  • Desde un punto de vista teórico, este artículo introduce el matiz de que la supresión/ocultamiento de información es una de las fórmulas de engaño que debe ser más analizada en otros países. También es importante saber en qué medida y dónde la “falta de información” se ha convertido en “desinformación” (p. 306).
  • Desde un punto de vista empírico, como han encontrado otros estudios (Chew & Eysenbach, 2010; De Las Heras-Pedrosa et al., 2020), preocupación y sentimiento público hacia la pandemia de COVID-19 en Twitter 428 Marta Martín-Llaguno y otros. Revista Internacional de Comunicación 16(2022) varió con el tiempo. También encontramos falta de información de fuentes autorizadas,
  • Efectos sobre las repercusiones que la no comunicación de avisos y datos podría tener en la propagación del virus en España escapan a los objetivos de esta investigación. Los resultados muestran que el clima de la opinión cambió en solo unos días y se volvió más negativa, polarizada, desilusionada y preocupada. La preocupación pública y la recomendación de conductas protectoras aumentaron solo cuando el gobierno cambió la comunicación después del 9M, así como la crítica política, principalmente en la prensa.
  • Mientras que la prensa escrita minimizaba la importancia de la epidemia en términos cuantitativos, en línea con el enfoque del gobierno, Twitter parecía estar por delante señalando la malignidad del virus, pero minimizando la importancia desde un punto de vista cualitativo, usar el humor en relatos sarcásticos. Este cuantitativo (en los medios impresos) y cualitativo (en las redes) minimización desapareció con el cambio en la estrategia de comunicación del gobierno, y el discurso se volvió serio, pesimista y polarizado
  • Más estudios sobre cómo la agenda pública sobre el debate y el recelo sobre la falta de transparencia en España debe llevarse a cabo
  • Puede deducirse que la falta de información veraz se tradujo de diferentes maneras en la redes en comparación con la de la prensa. Se abre una línea de análisis al proponer cómo la no información puede influir en la construcción de agendas, en términos de temas, sentimientos y comportamientos.

Creus que la taula de diàleg tindrà algun resultat bo per a Catalunya?

Mira els resultats

Cargando ... Cargando ...
Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú