Prostitución, marihuana y okupación. Tres estragos de Cataluña

Cataluña prospera en tres estragos que van avanzando en forma de metástasis y que presentan, pese a su distinta naturaleza, características comunes. Se trata de la prostitución, el cultivo y tráfico de marihuana y la okupación de viviendas y locales .

Las características que comparten los tres problemas son por un lado la cantidad de dinero negro que generan, sobre todo las dos primeras actividades delictivas, y en consecuencia su capacidad de generar corrupción en su entorno. La otra es que la relativa impunidad en que se desarrollan atrae a nuevos agentes como las moscas al estercolero. Hay mucho dinero que ganar y pocos riesgos. La tercera característica común es que la prosperidad de estas actividades no sería posible si tuviéramos una administración y unas políticas más eficaces, que necesitan obviamente una legislación, en estos momentos inexistente, que lo haga posible.

En cuanto a la prostitución, hay que recordar que España es el primer país de Europa y que Cataluña es en este terreno la capital de España. El turismo proxeneta por sólo unas horas o unos días desde la vecina Francia, donde la prostitución está muy restringida, es una de las corrientes que alimenta las cifras de lo que después valoramos como turistas.

La corrupción del fácil negocio de la marihuana, en el que también Cataluña se ha convertido en líder en su producción y en consecuencia donde las mafias han venido creciendo más, llega ya claramente a la policía. En pocos meses de diferencia dos casos deberían haber alertado a nuestros dirigentes políticos, y no lo han hecho, porque se dedican a mirar a otros lados. Uno es la detención de un grupo de policía municipal de Llinars, el otro más reciente de ahora mismo hace referencia a la detención de Mossos de la circunscripción de Tarragona, precisamente algunos de los dedicados a luchar contra la droga. Su actividad consistía en facilitar a los traficantes droga decomisada y también hacían negocio quedándose dinero que habían encontrado en las operaciones. Todo esto es muy grave y si no se corta en seco se extenderá como la pólvora constituyendo una seria amenaza para la seguridad de los catalanes y ara el buen hacer de la policía.

Y finalmente, la okupación gracias al tipo de legislación imperante, el lento funcionamiento de la justicia, y en especial la tolerancia política, muy evidente en el caso de Barcelona y Ada Colau, ha hecho que se desarrollara toda una mafia muy bien organizada que se dedica por un lado a detectar posibles pisos y locales para ocupar de tipologías diferentes, y por otro mantiene una buena capilaridad en los sectores sociales de la marginación a fin de ofrecerles a cambio de dinero algún tipo de sitio dónde vivir. Estas mafias hacen negocio en ambos lados. Les cobran a la gente que instalan y por otra parte reclaman dinero a los titulares de los locales o de los pisos y a las comunidades afectadas a cambio de una solución rápida de la okupación. Si aceptan, trasladan a otro lugar a los pobres desgraciados que habían instalando a ese sitio.

La tragedia de la plaza Tetuán en la que murieron un matrimonio y dos niños pequeños, se inscribe en una de las consecuencias trágicas de este tipo de negocio que los políticos no saben o no quieren detener.

Si heu anat a la plaça Sant Jaume de Barcelona per veure el pessebre d'enguany, heu aconseguit trobar-lo?

Cargando ... Cargando ...
Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.