Muere Michael Gerson, redactor de discursos para George W. Bush

Michael Gerson, columnista evangélico y escritor de discursos que creía que la política podía tener un propósito noble y moral, murió el jueves a los 58 años. Le diagnosticaron cáncer de riñón en 2013.

Gerson elaboró ​​el lenguaje de la política inspirada en la fe para el presidente George W. Bush de 1999 a 2006. Fusionó una visión teológica del propósito moral con una agenda política práctica y, en el proceso, produjo algunas de las frases más memorables de la época, como “ejércitos de la compasión” y “eje del mal”.

Dio a los discursos de Bush sobre el conservadurismo compasivo y el internacionalismo moral su marco retórico: comenzando con el llamado «inexorable» del momento histórico, agregando las exigencias del deber y la conciencia, nombrando las diversas tentaciones que podrían desviar al pueblo estadounidense y terminando con un llamado de atención para hacer lo correcto pero difícil, avanzando con “esperanza confiada”.

Incluso cuando las líneas clave o la mayor parte de un discurso fueron escritas por otra persona en la Casa Blanca, recordó un colega , «la arquitectura conceptual de Mike siempre fue indispensable».

En los días posteriores a los ataques terroristas del 11 de septiembre, Gerson fue descrito como “el hombre cuyas palabras ayudaron a estabilizar a la nación”. Unos años más tarde, la revista Time lo nombró uno de los evangélicos más influyentes del país .

Creía que el trabajo de escribir discursos era una gran vocación.

“La mayoría de los días”, dijo una vez , “estás escribiendo para los titulares del día siguiente. En unos momentos, estarás escribiendo para la historia estadounidense. … Y luego puede llegar un momento, una o dos veces, cuando estés escribiendo para los ángeles”.

Gerson nació en una familia evangélica en Nueva Jersey el 15 de mayo de 1964. Su padre era un ingeniero de productos lácteos que desarrollaba sabores de helados y su madre era artista. Se mudaron a St. Louis cuando Gerson tenía 10 años.

El joven Gerson se interesó por la política unos años más tarde, durante la insurgente campaña presidencial de Jimmy Carter. Le gustó lo franco que era Carter sobre su fe cristiana y lo vio como un contraste con la corrupción en la Casa Blanca de Richard Nixon.

Gerson fue a una escuela secundaria cristiana y luego se dirigió a la Universidad de Georgetown para estudiar política y política exterior, pero después de un año decidió que estaba en el camino equivocado. Se transfirió a Wheaton College, donde obtuvo una licenciatura en Biblia y teología.

Planeaba ir al Seminario Teológico Fuller cuando se graduara y dedicarse a la teología académica. Pero en su último año, recibió una llamada de Chuck Colson, el autoproclamado «hombre hacha» de Nixon que había pasado por una experiencia religiosa y se había convertido en un evangélico nacido de nuevo. Colson había leído una columna que Gerson escribió sobre la Madre Teresa y lo invitó a ir a Washington, DC, para ayudarlo a escribir Kingdoms in Conflict .

Después de unos años con Colson, Gerson decidió que no tenía que elegir entre la fe y la política. Podía tomar la teología que tanto le importaba y aplicarla a la plaza pública.

“Su corazón estaba realmente en un tipo de política espiritual”, dijo una vez un colega a Los Angeles Times . “Estaba muy comprometido con la idea de mejorar el país”.

En un libro que escribió con su amigo y colega columnista evangélico Pete Wehner, Gerson dijo que llegó a creer que “la política es el reino de la necesidad; la política es el reino de la esperanza y la posibilidad; la política puede ser el reino de la nobleza”.

Gerson fue a trabajar para el senador republicano Dan Coats de Indiana, un compañero graduado de Wheaton al que llamó el hombre más decente y humilde de la política nacional. Se desempeñó como su director de comunicaciones hasta la campaña presidencial de 1996, cuando se fue a trabajar como redactor de discursos junior para el candidato republicano Bob Dole.

De ambos hombres, dijo, aprendió “un conservadurismo del bien común que argumenta que debemos orientar nuestras políticas hacia personas que tal vez ni siquiera voten por nosotros”.

Se le pidió a Gerson que ayudara al gobernador de Texas a postularse para presidente en 1999. Más tarde, amigos y colegas bromearon diciendo que contó la historia como si fuera el llamado de un apóstol. “Fue una conversación bastante persuasiva”, recordó Gerson. Le gustaban especialmente los planes de Bush para la educación y la reforma de la asistencia social basada en la fe.

“Creo que los evangélicos se sintieron naturalmente atraídos por Bush como alguien que compartía muchas de sus prioridades”, dijo a CT. “Trajo una agenda más amplia que los temas conservadores tradicionales. Fue capaz no solo de hacer una agenda económica republicana tradicional, sino también de hacer la iniciativa del VIH/SIDA”.

Después de los ataques del 11 de septiembre, el enfoque principal de Gerson, como el del presidente, pasó de la política interna a la política exterior. Estaba en su casa escribiendo un discurso sobre cómo el gobierno podría fomentar “comunidades de carácter” cuando escuchó los primeros informes del ataque. De camino a la Casa Blanca, vio cómo un avión se estrellaba contra el Pentágono, matando a 125 personas.

Gerson influyó en el desarrollo del argumento a favor de la invasión de Irak como parte del grupo de trabajo que trabajaba en la estrategia de comunicaciones. Cuando los altos funcionarios se preguntaron cómo defender la invasión, a pesar de la falta de pruebas de que Iraqi estuviera conectado con los terroristas responsables del 11 de septiembre o de que Saddam Hussein tuviera armas de destrucción masiva, Gerson sugirió la línea «No queremos que el pistola humeante para ser una nube de hongo «.

La secretaria de Estado Condoleezza Rice lo usó en CNN unos días después. Los informes de inteligencia sobre los programas de armas nucleares, junto con la evidencia de armas de destrucción masiva y el apoyo secreto a al-Qaeda, finalmente resultaron ser falsos.

En sus memorias , publicadas en 2007, escribió que se enojó cuando se vio obligado a reconocer el hecho de que la evaluación de la amenaza iraquí había sido tan equivocada. Pero no pudo decir nada en la Casa Blanca porque “el tema estaba cubierto por un manto de silencio”.

Siguió convencido de que los conservadores, a pesar de algunos grandes errores, deberían perseguir visiones políticas audaces en casa y en el extranjero. Deberían tener “ambiciones heroicas”.

Cuando se le pidió ejemplos, Gerson señaló con mayor frecuencia el Plan de Emergencia para el Alivio del SIDA del presidente. En 2003, solo unas 40.000 personas en todo el continente africano recibían medicamentos antirretrovirales para tratar el VIH/SIDA. En cinco años, el programa del gobierno de EE. UU. brindó tratamiento a dos millones de personas.

«Los recuerdos que realmente me llevaré son estar en Namibia», dijo Gerson a CT, «conocer a esta pequeña niña de 6 años, seropositiva, cuyos padres la habían llamado ‘No hay nada bueno en el mundo’, porque asumieron Ella iba a morir. Y luego ver a una niña perfectamente sana gracias al Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del SIDA… Esa es una experiencia vívida”.

Después de dejar la Casa Blanca, Gerson tomó un trabajo escribiendo una columna para The Washington Post . Continuó hasta el mes anterior a su muerte, escribiendo sus últimos artículos sobre el racismo en el Partido Republicano, el valor del servicio público y la necesidad de luchar contra el COVID-19 con esfuerzos de salud global.

Gerson criticó con frecuencia a los evangélicos y conservadores en sus columnas, escribiendo sobre lo horrorizado que estaba por el apoyo cristiano a Donald Trump, por ejemplo, o sobre cómo la nación necesitaba «vertebrados republicanos» con una columna vertebral para la valentía.

Pero también, con el paso del tiempo, escribió más íntimamente sobre su vida. Algunas de sus columnas más populares trataban sobre llevar a un niño a la universidad y su amor por su perro.

Gerson también, a menudo, volvió al tema de la fe. Escribiendo unos días antes de la Navidad de 2021 sobre el problema del resentimiento en la política contemporánea, habló sobre la necesidad de fe, esperanza y amor en la plaza pública. Argumentó que si la historia de Navidad es cierta, “es una historia que puede reorientar toda historia humana”. Y para los que no acababan de creerlo, les instó a mirar a su alrededor: “Hay una cantidad casi infinita de formas distintas a los coros angelicales en que Dios anuncia su llegada”.

Gerson habló abiertamente de su enfermedad y de algunos problemas de salud mental. En un sermón muy conocido en la Catedral Nacional en 2019, habló sobre su hospitalización por depresión y cómo la fe, junto con la medicina y la terapia, lo habían ayudado a superarlo. Había aprendido, dijo, a elegir la esperanza.

“El destino puede hacer lo que quiera”, dijo. “Pero esto está arreglado. En nuestras mentes sanas, sabemos que el amor está en el corazón de todas las cosas”.

A Gerson le sobreviven su esposa, Dawn, y sus dos hijos, Michael y Nicholas.

Artículo publicado en Christianiti Today

Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.