Joe Biden

Con Joe Biden en la presidencia de Estados Unidos comienza la era post-Trump: la Unión Europea y China a la expectativa

Los cuatro años de presidencia de Donald Trump han hecho mucho daño a las relaciones transatlánticas. Para Trump, la UE era “un enemigo” y “un proyecto fallido”, el euro “una receta segura para la ruina económica de Europa” y Bruselas “un agujero infernal”. Mark Leonard, director de uno de los think tanks europeos más prestigiosos (European Council on Foreign Relations), ha escrito que “durante los cuatro años de Trump, Europa se encontró sola en el mundo, pues desde el final de la Segunda Guerra mundial, Europa ha mirado siempre el mundo a través de la lente transatlántica, hasta que Trump llegó para poner en peligro esta relación”.

La UE espera mucho del nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden . El mismo día (20 de enero) de su toma de posesión como 46º presidente de Estados Unidos, los principales mandatarios de la UE se han volcado en invitaciones, propuestas y declaraciones varias de satisfacción y bienvenida. Ya se ha invitado a Joe Biden a participar en una cumbre con la UE lo antes posible y se ha hecho una propuesta para la creación de un nuevo pacto fundacional entre Europa y Estados Unidos.

El presidente del Consejo Europeo, el belga Louis Michel, ha declarado: “Hoy, día de elección de un nuevo presidente en Estados Unidos, es más que una transición. Hoy es una oportunidad para rejuvenecer nuestra relación transatlántica, que ha sufrido mucho en los últimos cuatro años. En su primer día de mandato, dirijo una propuesta solemne al nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, una propuesta para construir un nuevo pacto fundacional para una Europa más fuerte, una América más fuerte y un mundo mejor”. La presidenta de la Comisión Europea, la alemana Úrsula von der Leyen, por su parte, se pronunció en la misma línea: “Después de cuatro largos años, Europa vuelve a tener un amigo en la casa Blanca”. Pero también añadió con realismo lo siguiente: “Trump será historia en unas horas, pero sus seguidores permanecen”.

Efectivamente, comienza la era post-Trump, pero no la era post-trumpismo. A pesar de haber perdido ante Biden, Trump ha obtenido 74 millones de votos. Es el segundo presidente y el presidente republicano más votado de la historia de Estados Unidos. Trump se va derrotado, pero él u otro pueden volver a liderar el movimiento que representa y lo sigue.  El trumpismo forma parte de una revuelta populista global contra las élites políticas, culturales y económicas, muy atractiva para todos aquellos que han visto perturbadas sus vidas por la globalización y la desindustrialización, y son muchos en los Estados Unidos. Además, el populismo norteamericano se adentra en raíces profundas de la sociedad, casi fundacionales. El discurso antiestablishment ha estado siempre presente de alguna manera, ligado al triunfo de la libertad individual frente al poder, del que siempre han desconfiado.

China, a diferencia de la UE, no quiere ni puede aspirar a ninguna relación privilegiada. La suya es una relación de rivalidad. Los Estados Unidos es la potencia hegemónica y China la gran potencia reemergente, en el sentido de que quiere volver a ser lo que ha sido durante siglos: el centro del mundo. La palabra “China” significa precisamente esto: “imperio del centro”. Según “la trampa de Tucídides” – famosa en la teoría de las relaciones internacionales – cuando se da el caso de una potencia hegemónica y de una potencia emergente que aspira a la hegemonía, el conflicto está asegurado. Los líderes de Pekín sólo esperan de Joe Biden que las relaciones con Estados Unidos “vuelvan al camino correcto”. En tono cordial, alejado de la acritud de las declaraciones de Trump de los últimos tiempos, Pekín ha asegurado que quiere trabajar con el nuevo presidente estadounidense para que las relaciones entre las dos grandes potencias del mundo se reconduzcan hacia una nueva normalidad. El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, ha declarado: “A pesar de nuestras diferencias, China y Estados Unidos comparten una amplia gama de intereses mutuos y hay espacio para la cooperación. También compartimos responsabilidades para salvaguardar la paz y el desarrollo mundial”.

China puede ser un importante punto de fricción entre Europa y Estados Unidos y, por tanto, un obstáculo importante a las ambiciones europeas de una nueva alianza transatlántica. Para empezar , la firma del acuerdo de inversión entre la UE y China al final de la presidencia alemana de la UE, sin esperar la llegada de Joe Biden a la presidencia, no ha sido bien vista en Washington. El acuerdo se cocinó en los últimos años y Bruselas no quiso esperar a la llegada de Biden al poder. Destacados analistas interpretan el pacto como un éxito que se ha apuntado Pekín. Después de años de negociación, justo antes de la llegada de Biden a la presidencia, China cambió de posición y abrió sospechosamente una posibilidad de acuerdo con la UE. Se puede argumentar que el principal objetivo de Pekín ha sido abrir una brecha en las relaciones transatlánticas en el mismo momento en que los europeos pretenden renovarlas y mejorarlas, con la supuesta complacencia de Biden, y parece que lo ha conseguido.

En Bruselas se piensa que Joe Biden no cambiará esencialmente la estrategia agresiva de Trump respecto a China, tanto en materia de derechos humanos como de relaciones económicas y comerciales. Se piensa que quizás la suavizará en la forma, pero no en el fondo. El nuevo responsable de relaciones exteriores con Biden, Anthony Blinken, no será probablemente tan duro en palabras como su antecesor, el Trumpista Pompeo (este hablaba, por ejemplo, de “genocidio” en Xinjiang), pero ya ha declarado que él cree que la administración Trump tenía razón en adoptar un enfoque más duro hacia Pekín, aunque no estuviera de acuerdo con sus métodos. Ante el Senado, Blinken aseguró recientemente que “no hay duda” de que China representa “el desafío más importante para los Estados Unidos” y ha avalado la política de su predecesor en varias cuestiones muy sensibles para los dirigentes chinos, como Hong Kong , Taiwán o Tíbet.

En medio de este terreno internacional peligroso y dificultoso, habitado por dos gigantes, Europa deberá ser capaz de encontrar su espacio. La UE ha reaccionado con retraso sobre las políticas chinas de carácter proteccionista y en relación con su falta de reciprocidad en términos de comercio e inversión. Hace poco tiempo que la UE ha definido oficialmente China como “un rival sistémico” y “un competidor económico”, al tiempo que “un colaborador potencial en términos geopolíticos”. La UE combina su nueva política sobre China con el nuevo concepto de “autonomía estratégica”, tan mimada por Emmanuel Macron.

La Tríada formada por los Estados Unidos, China y la UE es la clave del escenario mundial actual  

China se está preparando para llegar al liderazgo mundial en términos económicos, tecnológicos y militares. La relación entre la potencia hegemónica, Estados Unidos, y la potencia reemergente, China, definirá la lucha por el poder mundial a lo largo del siglo XXI.   

👉 ¡Únete a nuestro grupo de Facebook de Diálogos en Cataluña!

Comentamos entre todos las noticias de Cataluña para estar informados.
¡Podréis consultar todas las claves del día!

La UE está preparada para proponer a Joe Biden una nueva relación transatlántica y una nueva estrategia común ante China, centrada sobre tres pilares: economía, seguridad y política tecnológica. En el terreno económico y comercial, es necesario un nuevo acuerdo que sustituya al fallido Ttipia ( Transatlántico Trade and Investment Partnership ), vetado por Trump. Se necesita este nuevo acuerdo de libre comercio para contrarrestar el recientemente firmado entre China y las naciones del este asiático (el Regional Comprehensive Economic Partnership, RCEP), el más grande del mundo. En materia de seguridad, hay que fortalecer la OTAN y, al mismo tiempo, avanzar en la nueva política europea de defensa. La política tecnológica es vital en el mundo actual, y es donde precisamente China está concentrando grandes esfuerzos, porque cree que es clave para alcanzar el liderazgo mundial. China es muy consciente de que los dos siglos “de humillación” que sufrió ante Occidente y Japón se debió a que China había perdido anteriormente el tren de la revolución industrial. Los chinos no quieren repetir la experiencia. En Europa (y también en Estados Unidos) se piensa que un mundo en el que China liderara las reglas y estándares tecnológicos sería un mundo menos libre y menos democrático.

Peter Beyer, coordinador de asuntos transatlánticos en el gobierno alemán y diputado en el Bundestag para la CDU (Unión Demócrata Cristiana), acaba de escribir unas palabras sobre las que vale la pena reflexionar: “Cuando los historiadores estudien en el futuro el significado de los tiempos actuales, probablemente se referirán como el comienzo de una nueva Guerra Fría. El anterior comenzó en 1945 y terminó en 1989 con la caída del Muro de Berlín y posterior implosión de la URSS. El actual ha comenzado con la rivalidad entre Estados Unidos y China. China es una potencia mucho más temible que la URSS. Los Estados Unidos siguen siendo el gran protagonista del juego, con una Rusia hundida que ahora vuelve a levantar la cabeza, pero la gran novedad de las últimas décadas es el crecimiento extraordinario de China y su carrera que parece imparable hacia el liderazgo mundial. Europa debe jugar un papel clave en este nuevo escenario y contribuir al equilibrio global, y esto pasa por el fortalecimiento inmediato de las relaciones transatlánticas y de las relaciones occidentales en general frente al desafío chino”.

China puede ser un importante punto de fricción entre Europa y Estados Unidos y, por tanto, un obstáculo importante a las ambiciones europeas de una nueva alianza transatlántica Clic para tuitear

 

Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú