violencia Barcelona

Barcelona-Madrid (2). La violencia, uno de los grandes fracasos de Ada Colau

Si en la comparación económica las ciudades de Barcelona y Madrid iban muy parejas y la gran diferencia se producía en el mayor impacto económico de la covid en la capital catalana, no se puede decir lo mismo de un capítulo tan importante como es el de la seguridad ciudadana, donde la balanza se decanta, y mucho, a favor de la capital española.

Es evidente, por los datos que se publican, que Barcelona encabeza la lista de ciudades con más delitos de todo el estado. Pero quisiéramos situar el foco sobre aquellos que son más violentos y que en este sentido inspiran más temor a los ciudadanos.

Comparando ambas ciudades, y empezando por los homicidios, y todo siempre referido al período enero-junio de este año, en Cataluña se han producido 16, más de 1 al mes. Mientras que en Madrid han sido 14. La diferencia expresada en delitos por cada 100.000 habitantes entre una y otra población es significativa. En Barcelona cada vez se cometen más homicidios y se hace más presente el arma de fuego. Posiblemente tiene que ver el hecho con el crecimiento de las bandas que se dedican al tráfico de marihuana y también porque impera un clima, una especie de cultura que atrae a la violencia, como lo constata que los robos con violencia fueron también en el mismo período de tiempo 7.965. Si lo dividen por 6 meses, y después por 30 días, se darán cuenta de que la cantidad de delitos diarios de este tipo en Barcelona es realmente sobrecogedora, en Madrid son 5.620. Pero, además, hay que recordar que esto sucede en una ciudad que dobla a los habitantes de Barcelona. Por tanto, referido al estándar internacional de delitos por 100.000 habitantes, Barcelona tiene 488,6 robos con violencia, mientras que Madrid tiene sólo 168,5. La diferencia es notable, del orden de dos veces y media más.

Este mismo ratio aplicado a los homicidios señalan que Barcelona tuvo 0,96 delitos de este tipo por cada 100.000 habitantes. Mientras Madrid sólo fueron 0,4, menos de la mitad.

Pero allí donde la diferencia es más importante es con las agresiones sexuales con penetración. El ratio por 100.000 habitantes es de 11,5 en el caso de la capital catalana por sólo 3,68 en Madrid, es decir, el triple. En términos absolutos, 192 en Barcelona y 123 en la capital del reino. Cabe preguntarse cómo es posible que un ayuntamiento regido por el progresismo feminista, que lanza continuamente campañas contra la violencia de género y que tiene en Ada Colau el alcalde que más discursos hace en este sentido, presente unas cifras tan escalofriantes de violaciones, porque cabe recordar que estamos hablando de magnitudes referidas a 6 meses, lo que significa que en Barcelona se producen 32 violaciones cada mes, redondeándolo, 1 al día.

Ada Colau debería explicar cómo interpreta su gobierno municipal ese grave fracaso, sobre todo si además se compara con otra gran ciudad como es Madrid, en la que la diversión nocturna también está a la orden del día. Algo profundo falla en Barcelona y en la cultura que impregna la ciudad, en buena parte promovida por el propio ayuntamiento, para que presente unos resultados tan dramáticamente desfavorables para las mujeres. Aquí sí que la balanza es claramente favorable a Madrid y a su gobierno de derechas que no hace de la perspectiva de género ninguna bandera ni se dedica a adoctrinar a sus ciudadanos creando centros de la “nueva masculinidad” para reeducarlos.

Y todo esto sucede a pesar de que el Ayuntamiento dispone de muchos más recursos por habitante en el caso de Barcelona que Madrid, lo que significa que nos exprimen como limones, porque la mayor parte de estos ingresos corresponden a los impuestos y tasas que se pagan en la ciudad.

Barcelona tiene un presupuesto en cifras redondas para 2021 de 3.500 millones, mientras que Madrid, y para 2020, fue de 5.000 millones. Esta magnitud en Barcelona representa un presupuesto por habitante de 2.100 euros, mientras que en Madrid se sitúa en los 1.500 euros; es decir, Barcelona dispone de un 25% más de recursos. ¿Alguien puede pensar que la ciudad funciona mejor que Madrid en esa proporción?

Existe, por tanto, otra derivada desfavorable que puede enfocarse de dos maneras diferentes según la perspectiva que se quiera adoptar. En la capital de Cataluña se pagan muchos impuestos que no guardan proporción con los servicios que reciben, o los recursos que recaudan no sirven para hacer frente a los problemas más agudos de la ciudad.

Es evidente, por los datos que se publican, que Barcelona encabeza la lista de ciudades con más delitos de todo el estado Clic para tuitear

👉 ¡Únete a nuestro grupo de Facebook de Diálogos en Cataluña!

Comentamos entre todos las noticias de Cataluña para estar informados.
¡Podréis consultar todas las claves del día!

Esteu d'acord que el PDeCat signi amb la CUP, ERC, Jxcat, EH Bildu i el BNG, la supressió del "títol de rei", amb les esmenes que han presentat a la Llei de Memòria Democràtica?

Mira els resultats

Cargando ... Cargando ...
Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú