Barcelona: economía, envejecimiento y robots. Acebillo irrumpe en escena

Los últimos datos confirman el destrozo del coronavirus en la ciudad. El año pasado las ventas del comercio cayeron un 35%, cifra que se elevó hasta el 80% en la hostelería, llegando al 40% en las tiendas de ropa y moda y a situarse en el 32% en la restauración. El golpe es muy duro y se tardará tiempo en recuperar la situación preexistente.

Mientras tanto, se confirma la continua fuga de familias jóvenes fuera de Barcelona, ​​un hecho que hace años que dura y que no merece ninguna atención por parte del Ayuntamiento, quien parece indiferente al envejecimiento galopante de la población. Los datos del consorcio de educación de Barcelona para el curso 2020-21 señalan una caída de alumnos en relación con el período anterior. Las cifras que resultan más afectadas son las de los cursos de P3 y ESO. En el primer caso habrá 870 alumnos menos sobre un total de 11.751. No es el primer año con pérdidas, el año pasado la reducción fue de 400 alumnos. En total una caída del orden del 12% en dos años. Es mucho y debería alarmar al gobierno municipal. Menos intensa, pero también evidente, es la reducción en la ESO. En el primer año habrá 812 alumnos menos en relación a los 15.300 que había el año pasado.

En este contexto de crisis económica y pérdida de población joven, el gobierno municipal presenta la gran solución para ayudar a la gente mayor: robots para asistirlos. Son pequeños ingenios que podrían prestar algunos servicios a la gente mayor que vive sola. Parece más bien un chiste, pero es un chiste caro. Naturalmente, el número de robots que se pondrán en uso serán pocos, 3, y con el objetivo de llegar a 50 a finales de año. Es un símbolo de la Barcelona de Colau. Disminuyen los matrimonios jóvenes, los niños, crece la gente que vive sola y la «solución» viene de la mano de una robótica incipiente. Para situar en contexto la medida «revolucionaria» del Ayuntamiento hay que contraponer los 50 robots con las 90.000 personas de más de 50 años que viven solas.

Y en todo ello ha entrado en escena José Acebillo, con un demoledor artículo a toda página en La Vanguardia, con un título muy significativo, «Barcelona no merece un paraurbanismo tan ruinoso«. Acedillo lo ha sido todo en el mundo del urbanismo de Barcelona. En 1999 fue arquitecto jefe del Ayuntamiento, en 2004 también fue director de arquitectura e infraestructuras del Forum de las Culturas, y se dedica desde hace unos años a la actividad privada. Ha estado vinculado al Ayuntamiento desde 1981 como director de proyectos urbanos y también fue un hombre clave en los Juegos Olímpicos como director técnico del Instituto Municipal de Promoción Urbanística y del Holding Olímpico. Es, por tanto, el urbanista en activo con más autoridad para hablar de Barcelona. La otra figura en este campo, Oriol Bohigas, hace ya algunos años que, por edad, está retirado de la actividad profesional.

Acebillo, en el artículo acusa al gobierno municipal de practicar el populismo demagógico y «laminar la iniciativa de la sociedad civil y despreciar la sensibilidad cultural que, si perdura y no se corrige llevará a corto plazo graves consecuencias socioeconómicas para la ciudad y el país». La descalificación de lo que está haciendo el Ayuntamiento incluida su fobia indiscriminada al tráfico privado, es total y el artículo constituye un grito de alerta surgido de las propias filas de los que forman parte del gobierno, el PSC, porque Acebillo, también hay decirlo, ha hecho toda su brillante carrera profesional de la mano de los gobiernos de este signo.

Cada vez más parece que la etapa Colau toca a su fin y que más pronto que tarde la veremos hacer las maletas para ocupar un destino seguro fuera del Ayuntamiento, evitando así someterse al examen de los ciudadanos.

Creus que el Govern de la Generalitat gestiona bé la competència sobre ordre públic i seguretat ciutadana?

Mira els resultats

Cargando ... Cargando ...
Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.