La supermanzana del Eixample sale por la puerta trasera del Ayuntamiento y sin voluntad de reconocerlo. Siguen habiendo pequeñas acciones puntuales en este cruce o en aquella calle, pero el proyecto que nos han vendido y que tanta polémica ha llevado ha pasado a la historia. ¿Por qué esa afirmación tan rotunda si nadie se ha hecho eco de ello?

Por una razón muy concreta, la supermanzana del Eixample sólo es factible, en las condiciones actuales, si la circulación de vehículos se reduce en una tercera parte, y eso evidentemente no está en la voluntad de ninguno de los usuarios y sólo una prohibición radical permitiría hacerlo. Pero naturalmente esta acción es terriblemente dificultosa en manos del Ayuntamiento además de muy perjudicial en términos económicos. Esto lo saben incluso Ada Colau y los Comuns.

Entonces, ¿cómo podía pensar que estos coches desaparecerían? También la respuesta está clara, y ya enseñó la pata cuando el Ayuntamiento hace unas semanas retrasó con fecha indefinida las limitaciones que quería imponer a la circulación de vehículos con etiqueta amarilla, que son precisamente una tercera parte de quienes actualmente circulan. Ahora ya sabemos desde mediados de noviembre, por qué el Ayuntamiento se curó en salud y dio marcha atrás. La razón se debe a que el gobierno español ha decidido aparcar sin fecha el cambio de etiquetas que quería realizar la Dirección General de Tráfico y que habría comportado la liquidación de la etiqueta amarilla o su gran limitación. Pero las dificultades que está pasado el sector del automóvil han hecho que en la última reunión de la patronal de los fabricantes (ANFAC) que se celebró en Barcelona en octubre con motivo del Salón del Automóvil, Pedro Sánchez se comprometió a no llevar a cabo ese cambio que aún dificultaría más la venta de vehículos. La idea era modificar las etiquetas para hacer más exigente el sistema. No afectaba sólo al distintivo amarillo, también a los híbridos enchufables, que habrían perdido la etiqueta Cero.

Por tanto, sin situar a fecha fija la liquidación de vehículos con distintivo amarillo y aumentar la penalización a los híbridos enchufables, cualquier perspectiva de reducción del vehículo privado, vía norma general del estado, es inviable. Y no sólo eso, la crisis del sector del automóvil es tan importante y al mismo tiempo esta actividad es tan decisiva para España, y en particular para Cataluña, que el futuro a corto plazo más bien lleva a incentivar la compra de vehículos, y esto es contrario a una política en una gran ciudad como Barcelona que lo que quiere hacer es sacarlos de la circulación.

Recordemos, como señalaba Converses que si las cosas van baldadas, la continuidad de Seat no está ni mucho menos garantizada y éste sería un golpe demoledor para nuestra economía, porque su sustituto, el Cupra, pese a ser cualitativamente más valioso, tendrá siempre una producción mucho menor. Y si a este hecho se le une la progresiva expansión del coche eléctrico, que necesita menos mano de obra, la posibilidad de un escenario muy desfavorable salta a la vista. Por tanto, Colau, que ya tiene una mala papeleta electoral, se guardará mucho de impulsar la supermanzana.

Després que Pere Aragonès hagi aprovat els pressupostos de la Generalitat amb els Comuns i contra la voluntat de JuntsxCat i l'oposició de la CUP. El procés cap a la independència ha quedat liquidat?

👉 ¡Únete a nuestro grupo de Facebook de Diálogos en Cataluña!

Comentamos entre todos las noticias de Cataluña para estar informados.
¡Podréis consultar todas las claves del día!

Mira els resultats

Cargando ... Cargando ...
Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú