La decisión de cada vez más países para no visitar Cataluña por la pandemia del Coronavirus está acentuando la caída del PIB. La Generalitat reconoce ya que la desaceleración podría ser mucho mayor de lo que se esperaba en un inicio. El primer paso lo dio Francia, al recomendar no viajar a Cataluña, y los siguientes golpes al turismo catalán han venido del Reino Unido, Alemania y Holanda, entre otros países.

A finales de abril, el Govern presentó una primera estimación macroeconómica de la Covid-19 y auguró que la crisis haría caer el PIB catalán este año entre el 7,6 y el 8,8 %. Al presentar aquellas previsiones, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, aseguró que habría que remontarse «a la Guerra Civil» para encontrar un descenso de estas características. Sin embargo, el propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya admitió el pasado 11 de julio que esas previsiones ya se habían quedado cortas y añadió: «Nos aproximaremos más a los dos dígitos (de caída) que a un dígito».

El pasado 16 de julio la Cambra de Comerç de Barcelona empeoró sus previsiones y estimó que el PIB catalán puede caer un 10,3 % este año, un desplome que aseguró podría alcanzar incluso el 13 % en caso de un segundo rebrote de la pandemia que obligara a tomar medidas estrictas de confinamiento y restricciones de movilidad. En este sentido, el día 23 de julio, el BBVA Research, el servicio de estudios de este banco, auguró que el PIB catalán puede caer hasta un 12 % en 2020 y que entre este año y el que viene podrían perderse 110.000 empleos en esta comunidad.

La industria, que ha sufrido el cierre de plantas, cae el 22,1%. La crisis del sector se profundiza, ya que se registraban caídas desde el año pasado. En todo caso, se habla de impactos muy diferentes, siendo más afectadas las que han visto rotas las cadenas de suministro –como el automóvil– o por el desplome de la demanda –las refinerías–. Aguantan mejor, con una caída de la actividad más moderada, las englobadas en actividades esenciales, como alimentación, química o farmacia. Otras que sufrieron importantes caídas de actividad como artes gráficas, productos metálicos, bienes de equipo y bienes eléctricos ya muestran una tendencia a recuperarse.

El sector servicios, el que más aporta al PIB, sufrió el mayor golpe de su historia al descender un 18,9% y entra en recesión tras el -4,4% de arranque del año. Gran parte se explica por la falta de turistas y el cierre de fronteras, que provocaron “una parálisis de la actividad del tránsito aéreo, la hostelería y las agencias de viaje”, también perjudicando al ocio y otras áreas dependientes. Las únicas que se salvan de la debacle en servicios son telecomunicaciones, informática y correos. Además, el sector público también aumenta su aportación. En el caso de la agricultura, mantiene la tendencia negativa de trimestres anteriores y registra una tasa del -2,3%.

Más información ESPECIAL CORONAVIRUS

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya admitió el pasado 11 de julio que esas previsiones ya se habían quedado cortas Clic para tuitear

Enguany, on passareu o heu passat les vacances d'estiu?

Mira els resultats

Cargando ... Cargando ...
Print Friendly, PDF & Email

Entrades relacionades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.